Home > Cristianismo > ¿Cómo hacer una petición con oraciones a La Magnifica?
La magnifica

La Magnífica es una de las representaciones de la Virgen María, ella representa la bondad, amor y misericordia para el ser humano, tanto como para Dios. Al orar por bondad se hace generalmente una petición a la Magnifica, pues esta divinidad comprende al ser humano por haber vivido en la tierra y en el cielo.

La oración a La Magnifica proviene del Evangelio de San Lucas, un texto muy famoso reconocido por el catolicismo, relacionado con la madre de Jesús. En él se ven reflejadas las palabras de la Virgen en su encuentro con su prima Isabel, madre de San Juan Bautista.

¿Cómo hacer una petición con oraciones a La Magnifica?

El simple hecho de orar, es una petición. Tiene sentido pedir a Dios, a la Virgen, o realizar oraciones a los santos católicos, sin embargo muchas veces la forma de dirigirse a estas entidades podría no ser la correcta. Es por ello, que hay una serie de pasos que se deben cumplir para hacer una petición a la magnífica, entre ellos están:

  1. Preparar la mente y el alma, esto implica lograr la paz en el corazón y estar en un entorno silencioso.
  2. Realizar una lectura de algún misterio santo, o leer algunas oraciones a los santos católicos.
  3. Meditar y concentrarse, para facilitar la unión con la Virgen.
  4. Agradecer por todo lo bueno que exista en vida.
  5. Realizar algún tipo de ofrenda a la Virgen, ya sea un ramo de flores, velas, entre otros.
  6. Posteriormente, se realiza la petición a la Magnifica, que no es mas que pedir por todo aquello necesario y que desea para la salvación, ya sea propia, de familiares o vecinos, o el bien de toda la Iglesia. Se debe pedir con humildad, perseverancia y confianza.

¿Qué peticiones se pueden hacer a La Magnífica?

Oraciones a la magnifica

Al hacer alguna petición a la Magnifica, es bueno comenzar por alabarla y darle gracias por todo aquello que da cada día. Luego se pide por aquellas cosas que se desean; el pan de cada día, salud y/o fortaleza.

Por último, orar por los males, para no caer en tentación y así evitarla; tanto como a toda clase acto que cause remordimiento espiritual. No se debe olvidar que Dios y la Virgen siempre estarán presentes, por ello hay que dedicarles tiempo mediante la oración, para así obtener la paz en el corazón.

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*